5 trucos para motivar a leer a los niños

104596__book-butterflies-birds-flowers_p

La lectura es una de las herramientas base a lo largo de toda nuestra vida, por lo tanto es indispensable que los niños desde pequeños adquieran el hábito de una buena lectura. Leer es un verdadero placer para los que son amantes de esta práctica, pero como todos sabemos en primer lugar hay que incentivar y promover este hábito para que se transforme en una actividad cotidiana y placentera.

Los niños desde pequeños se muestran curiosos y con ganas de descubrir el mundo entero, su imaginación es una puerta al descubrimiento, un camino que debe ser guiado y motivado para incrementar sus habilidades, conocimientos y desarrollar de esta manera sus actitudes y destrezas.

La lectura permite ejercitar la inteligencia, la creatividad, la imaginación, aumenta la cultura, el conocimiento y el vocabulario, todo esto influye sin lugar a dudas en la mejora del rendimiento de aprendizaje. Pero cuando se es niño estas ventajas y beneficios de la lectura no se tiene en cuenta, cuando eres niño lo que quieres es divertirte, descubrir, jugar y disfrutar.

Como padres, profesores o educadores debemos saber cuáles son las motivaciones que capacitan a los niños a leer. Puesto que tenemos que tener en cuenta que cada niño es un mundo diferente con sus actitudes, con sus inquietudes y curiosidades.

También es importante que tengamos presente como educadores que la desmotivación del niño hacia la lectura no se deba a un problema de aprendizaje, de esta manera podremos hacer frente al problema desde una perspectiva diferente con las metodologías y herramientas adecuadas para cada caso.

Si el problema que nos encontramos es debido a una falta de motivación  o a prevenir esta falta de motivación nos haremos la gran pregunta:

¿Cómo motivar a los niños para que lean por iniciativa propia?

Para ello hablaremos de 5 pautas que tendremos que tener presentes para que la práctica de la lectura sea una actividad placentera y propia iniciativa para los niños.

  1. Dar ejemplo: es muy importante que el niño crezca en un ambiente en donde la lectura forme parte de las actividades de los adultos que conviven con él, de esta manera, esta conducta formará parte de su repertorio. Será mediante el ejemplo del adulto cómo el niño aprenderá que la lectura es importante.
  2. Adaptación: cada niño tiene unos gustos diferentes y una edad diferente, esto es uno de los factores claves a tener en cuenta para motivar a los niños a leer. Si el niño es pequeño será mejor que le demos un libro con muchas ilustraciones de colores y con letras grandes para que la lectura le motive, por otro lado, si el niño es más grande y tiene unos gustos determinados, como por ejemplo los dinosaurios le podríamos dar un libro que trate sobre esta temática.

Debemos de ser conscientes que ni a los pequeños ni a los grandes nos gusta leer cosas que no son de nuestro interés.

  1. Un momento agradable: la lectura debe estar relacionada a un momento agradable, no puede ser un castigo, ni debe ser forzado, ni aburrido. Uno de los métodos más agradables y que más les gusta a los niños desde cuando son pequeños es cuando el padre o la madre les leen un cuento antes de ir a dormir, esto le permite al niño asociar la lectura a un buen recuerdo.
  2. Acompañar: cuando son más pequeños a los niños la idea de leer solos no les hace ninguna gracia, es por ello, que se recomienda que el momento de la lectura sea un momento para compartir con los padres o el adulto. De esta manera el pequeño podrá preguntar lo que no entienda y a lo largo de la lectura el padre podrá hacerle preguntas al niño sobre la historia, reforzando el razonamiento crítico, reflexivo y la imaginación.
  3. Crear una rutina: esto debe ser esencial para que el niño en el proceso de ir adquiriendo el hábito de la lectura se convierta en una actividad de su día a día, de esta manera cuando son adolescentes quizás no tengan la costumbre de leer libros, pero algunos les gustará leer revistas de moda, revistas sobre deporte o cómics. Lo importante que cuando los niñ@s lleguen a ser adultos la lectura forme parte de su vida como una herramienta motivadora para aprender sobre aquello que les apasiona, les gusta y les motiva.

“La mente que se abre a una nueva idea, jamás volverá a su tamaño original” Albert Einsten

Como padres y educadores debemos procurar que los niños no pierdan la motivación, debemos guiarla y estimularla en la medida de lo posible utilizando las estrategias y los patrones de aprendizaje que prepararán el terreno para el aprendizaje de la lectura una herramienta que nos servirá a lo largo de toda la vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.

Paste your AdWords Remarketing code here